Un pequeño descuido

Mi trabajo es muy importante por lo que le dedico una gran cantidad de horas, casi toda mi vida me la paso en este, vivo solo, no obtengo reclamo alguno debido a esto y está bien o bueno al menos eso creía; hasta ahora que tuve la desgracia o mala suerte de sufrir un accidente dentro del centro de trabajo, me dirigía a mi oficina muy concentrado en el papeleo de un muy importante contrato que le urgía al cliente por lo que no me percaté de que la señorita encargada del mantenimiento de la empresa se encontraba trapeando en ese momento el pasillo y al dar un paso sobre el piso mojado resbale cayendo de lleno sobre mi rodilla, quedando sin poderme parar, tuvieron que ayudarme a levantarme dos compañeros que me vieron resbalar, de inmediato me llevaron al hospital donde me internaron por casi un mes porque me dijeron que mi rotula se había hecho polvo y tenían que hacerme una cirugía para reconstruirla con bastantes materiales quirúrgicos que le pidieron a mis familiares.

Mi estado físico estaba muy delicado, no podía asistir a la oficina para aclarar todo lo que me sucedía, pero tampoco iba a dejar todo olvidado y pendiente hasta que me recuperara, por lo que tuve que verme forzado a realizar eventos online o mejor dicho videoconferencias, para cumplir con mí labor aunque aun así fue muy complicado con los ruidos del hospital y los demás pacientes que no me dejaban desempeñarme al máximo, sobre todo cuando trataba de dejar algunos pendientes en orden, a los doctores se les ocurría entrar en ese preciso momento e interrumpir para tomarme estudios o hacerme muchas preguntas dejando a veces mis labores incompletas.

Como pude me fui organizando, terminando mis deberes para el dia de mi operación, entonces tranquilamente pude quedarme sin preocupaciones para que los cirujanos me intervinieran y gracias a ello me dieron la buena noticia de que todo había sido un éxito pero que necesitaría ayuda para volver a caminar mientras tanto tenía que estar en reposo total, al escuchar esto mi hermano y mi cuñada me ofrecieron quedarme en su casa para recuperarme para que no me fuera a perjudicar estando solo, ellos me ayudarían durante este proceso hacer mis ejercicios y lo que necesitara a lo cual acepte muy gratamente.

Estando en casa de mi hermano me sentía bien pero algo incómodo pues no me dejaban hacer nada porque cuando quería ayudar en algo mi cuñada inmediatamente me regañaba o si no mi hermano al instante en que me veía parado me quitaba de lo que estaba haciendo y me sentaba o me mandaba a acostar después de que me dijeran necio, al menos ahora si pude cumplir con mi trabajo completamente bien pero me sentía inútil además extrañaba mi casa, el poder valerme por mí mismo y desplazarme, también asistir a mi trabajo.

Para tener total movilidad tuve que hacer muchos ejercicios antes de poder apoyar mi pierna los cuales al principio me lastimaban un poco ya con el tiempo y la ayuda de mi familia me dieron la fuerza necesaria para regresar a mi vida cotidiana no sin antes el consejo de mi hermano de tomar un descanso o unas vacaciones de vez en cuando pues dice que me la paso estresándome mucho por mis actividades laborales, así lo hice tome importancia a lo que me dijo mi hermano hoy ya estoy organizándome otra vez pero ahora para irme a la playa a descansar un rato del ambiente de la ciudad y sentir la arena y la briza del mar pero sobre todo relajarme de las presiones que viví en estos largos días.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *