Muay Thai

Hace unos meses adquirimos a un cliente dedicado a dar clases de muay thai quien quería aprender inglés debido a que últimamente dice que esta obteniendo una gran cartera de clientes extranjeros y que además le cuesta mucho trabajo entender las indicaciones en los torneos extranjeros donde el entender lo que se indica es sumamente importante. Decidimos en vez mejor enseñar a toda su academia para que puedan tener mejores resultados en las competiciones.

Las clases de inglés se las doy después de sus clases con sus alumnos por lo que a veces participo en ellas para no estar sentado esperando, algo que es muy divertido y algo que resulta ser que soy bastante hábil en. Esto se puede deber a que tengo muy buenas bases de karate Do y Taekwondo donde soy en ambas cinta negra además de que he practicado box por casi toda mi vida, esta combinación de disciplinas me ha ayudado mucho en el muay thai. Sin embargo debo decir que esta disciplina es bastante mas violenta que todas las otras que he practicado y donde es fácil quedar lastimado en cada combate.

Como en todos los deportes, uno tiene que encontrar la pieza clave de para poder ejercerlo de manera correcta. En el futbol, la clave está en la velocidad, toque y el saber utilizar las dos piernas en tiros de todo tipo, de lo contrario aunque uno juegue bien,  uno será incompleto. En el básquet, la clave es saber brincar alto para poder hacer tiros de toda distancia sin ser bloqueados por los oponentes: en muay Thai la clave es saber patear con precisión y fuerza.

Las patadas, tanto en este deporte de contacto como en otros, tienen todo un sistema. Sin embargo, el sistema en cada disciplina tiene distintos fines, aquí el fin de las patadas es poder derribar al rival, si es posible de manera definitiva para que ya no pueda ponerse de pie. Para poder hacer esto, es necesario saber como y cuando patear con fuerza bruta y cuando simplemente marcar para abrir espacios y atacar donde verdaderamente se quiere.

La mejor manera de patear bien es el tener claro las secciones corporales del enemigo para poder atacar sin titubear y con un objeto especifico en mente, lo que significa siempre estar cuando menos dos movimientos adelantados al presente cada vez que lancemos un ataque.

La primera opción es patear en la zona baja  de la pantorrilla con fuerza, lo que siempre resulta en el derribo del enemigo, a no ser que el contrario anticipe nuestro movimiento y no atinemos a nuestro blanco. La segunda gran opción es patear varias veces y con fuerza a la cadera durante el combate, ya que la mayoría de los contrincantes no soportan esto por mucho tiempo. Y la tercera, es patear a la mandíbula del oponente de manera vertical u horizontal, una patada que se tiene que tener muy bien practicada, de lo contrario puede ser contraproducente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *