Granito de arena

Ahora he observado que desde hace algún tiempo a la fecha el gobierno en el Estado de México se ha encargado de crear nuevos espacios de atención hospitalaria, centros deportivos, recreativos y de educación fomentando una mejor y más sana convivencia entre los jóvenes y la comunidad en general y aunque son un tanto precarias las instalaciones o aun necesitan presupuesto para complementar algunos servicios y que funcionen en su totalidad; hasta el momento se ha visto que si han ayudado a que los jóvenes se mantengan ocupados y lejos de problemas, que esta ha sido una oportunidad de rescatarlos de alguna situación de peligro ya que anteriormente era más común ver a jóvenes en las esquinas ya sea perdiendo el tiempo o buscando a quien jugarle una broma pesada o en el peor de los casos formando pandillas e ideando la manera de convertirse en delincuentes, arriesgándose a que algún narcotraficante los atrajera a formar parte de un potencialmente peligroso grupo delictivo o se iniciaran en el triste mundo del que muchos chicos son presas de las drogas; si, yo sé que estas palabras se escuchan fuertes pero es totalmente cierto que muchos jóvenes por la falta de un lugar a donde distraerse, divertirse o donde estudiar por la poca capacidad que se tenían en las preparatorias y/o universidades perdían la oportunidad de desarrollarse y tener una mejor calidad de vida.

Es una realidad que a toda la comunidad nos corresponde contribuir con un granito de arena para que nuestros jóvenes y niños se motiven a tener una mejor preparación académica y nos tocó contribuir con lo que estuvo a nuestro alcance, como es el caso del jardín de niños en que inscribí a mi pequeño hace tres años era de nueva creación y por lógica las instalaciones son muy básicas y con escasos recursos por lo tanto se nos convocó a los padres de familia a formar parte de las propuestas para que los alumnos contaran con un techado para cubrirse del sol mientras están en el patio de la escuela realizando honores a la bandera, activación física o tomando su descanso.

Y bueno mi familia y yo nos dimos a la tarea de pensar en alguna una opción que fuera fácil de elaborar, funcional y que sea posible solventarla ya que el presupuesto otorgado por el gobierno era muy limitado, motivo por el cual la directora nos pidió apoyo, puesto que solo con la hechura y material de las estructuras metálicas se iba a ocupar todo el dinero que se tenía disponible y dicha estructura  era necesaria para poder sujetar el alambre con el cual se amarrarían las tiras.  Entonces se planeó que está, llegara de lado a lado del ancho y largo del área y rellenarla de botellas unidas por un alambre formando una tira de las mismas y cada una de ellas de diferente color, de manera que estas sean las que formen el techo que de sombra al patio.

Fue muy satisfactorio cuando la directora en una reunión escolar nos dio la noticia de que nuestra propuesta fue la elegida y se solicitó a todos los papás que por cada niño se entregara una tira de botellas pintadas para poder juntar suficientes y así poder llenar el espacio del patio con ellas, y en realidad no fue nada caro este proyecto porque todos cooperamos para que se logrará, en cuestión de dos meses y medio la idea logro tomar forma, he de decir que honestamente se veía muy padre lleno de colores y los pequeñitos ya no estaban expuestos a los agresivos rayos de sol.

Actualmente mi hijo ya paso a primaria y aún sigue estando en muy buenas condiciones  el techado, por lo que puedo decir que se obtuvo un buen resultado con este proyecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *