El Jardín Francés

Hace una semana regresamos de una feria de máquinas de empaque en Paris, a la cual fuimos invitados de manera especial. Lo interesante de las maquinas que ahí se expusieron es que son completamente ecológicas puesto que sus materiales para empacar están hechos de elementos reciclados y de mucho mayor calidad que los convencionales. Muy probablemente estas maquinas las importaremos a nuestro país con el motivo de promover la industria limpia para nuestro planeta. Esta feria tuvo una duración de una semana, al final de cual,  nos quedamos otras dos semanas adicionales en uno de nuestros hoteles favoritos en la capital de Francia.

Al caminar por las calles de Paris, vi más que nunca aquello que me ha preocupado tanto por tanto tiempo: la muerte de la cultura francesa y de todos los países de Europa. Sin embargo,  inclusive en estos días cuando el mundo ha sido volteado de cabeza, aun se puede encontrar partes intactas de la cultura francesa si tan solo uno decide entrar mas profundo tras las puertas de la realidad inicial. Uno de estos elementos aun muy latente es la jardinería, algo que me parece que Francia ha salvaguardado muy honorablemente.

Cuando se habla de cultura, por lo general es muy común que no se mencione la increíble cultura del jardín, debido a que en muchos lugares del mundo moderno occidental,  el jardín no es nada mas que un lugar de la casa o departamentos donde se pueden azar carnes con los amigos : una actividad sumamente gratificante. Aunque hoy en día el concepto del jardín ha cambiado por completo, Europa aun retiene en algunas de sus partes,  el concepto del jardín como lo había sido desde el siglo 17 en los años del gran Andre Lenotre.

Mientras que todas las antiguas naciones de Europa apreciaban un buen jardín, ninguna lo hacía como las dos naciones que los crearon con un gran estilo propio: Francia e Inglaterra con el concepto del “ Jardín  a L’ anglaise” y “ Jardin a L’ française”.  Estas dos naciones le dieron un concepto filosófico a los jardines muy distinto, pero ambos le han dado el verdadero significado de belleza al mundo a través del gran lenguaje de la jardinería, un lenguaje donde se expresa el verdadero sentido y personalidad de estas dos naciones.

El jardín francés – Jardin a L’ française – es uno donde todo en su interior esta manipulado y podado con formas simétricas perfectas creando un puente de dialogo entre la madre naturaleza y las ciencias matemáticas donde ambas dos residen de manera perfecta y armoniosa mostrando que los caprichos del hombre y la espontaneidad de la naturaleza  tienen un suelo en común. El jardín francés como lo conocemos es producto de Andre Lenotre quien sirvió como ministro de jardinería del rey Luis XIV de Francia y ha llegado hasta nuestros días de una manera intacta gracias al esfuerzo de aquellos quienes aun son verdaderamente franceses.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *