El Gran Deporte de Antaño

El día de ayer acompañamos a un amigo nuestro a una competencia de lucha grecorromana donde sus estudiantes habrían de participar en un torneo panamericano contra competidores de casi todo el continente. Esto es algo que mi amigo lleva haciendo desde hace tiempo desde que el mismo dejo de luchar puesto a que contrajo diabetes y ahora siempre tiene que tener cuidados del pie diabético lo que naturalmente le imposibilita luchar. Sin embargo, esa pasión que tenia en los días que gano el mundial de lucha lo transmite a aquellos que enseña de manera muy efectiva.

La lucha grecorromana es uno de los deportes mas antiguos de la historia, si no es que el mas antiguo de todos, ya que muchas culturas alrededor del mundo presentan imágenes de suma antigüedad de sus ciudadanos luchando de alguna u otra manera,  inclusive en algunos casos como en África central en contra de bestias. Sin embargo, los verdaderos maestros de este deporte fueron los griegos quienes llevaron esta practica a otro nivel, tan es así que la lucha es el deporte mas viejo de las olimpiadas debido en gran manera a que los dioses griegos siempre tenían que ser grandes luchadores.

La razón por la cual digo que los griegos lo llevaban a otro nivel –la lucha – se debe a que en las competiciones los competidores tenían que estar bañados en un aceite resbaloso que no permitiera que pudieran tener un buen agarre de ningún movimiento a no ser de tener una fuerza bestial y una técnica aun mayor. A no ser por el tema del aceite muchas de sus reglas en esos días eran iguales a las de hoy en día donde básicamente el propósito es poner al oponente de espalas contra el colchón.

Para hacer esto, la mejor manera es el tener un mapa mental ordenado del oponente y su constitución ya que su constitución será la que dicta la manera de operar. En la lucha siempre es efectivo ver el cuerpo como en secciones de tres. La primera sección es del pie a la rodilla, el segundo es de la rodilla hasta la cintura, y la tercera es de la cadera hasta la cabeza. Si el oponente es alguien muy pesado y de torso mas ancho que el propio, lo mas seguro es que si se intenta desbalancearlo por esa zona no funcionara y será contraproducente, en este caso lo mejor es atacar la rodilla y levantarlo con fuerza y cadera : así caerá.

En caso de que el oponente sea alto y delgado, el mejor curso de acción es el tomarle por la cintura, levantarlo del suelo y bajarlo con movimiento de martillo al tapate donde de si o si caera de espaldas. Si el oponente es de la misma proporción que uno mismo, lo mejor que se puede hacer es ganarle la espalda para vitar sus manos y llevarlo al tapete donde se le habrá que someter, esto siempre es lo mas difícil.

La lucha en un gran deporte de antaño.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *