Monthly Archives: December 2017

Los Caminos Turbios

La vida es un pedazo de tiempo y espacio donde el cambio y la transformación son la orden del poder máximo y del designio del todo. Sin embargo este principio es uno que en la vida curiosamente tendemos a olvidar aunque lo sepamos bien por lo que tendemos a formar opiniones incompletas de un largo panorama. Esta formación de opiniones incompletas es tan importante que muchas veces llegamos a tomar decisiones catastróficas que nos llevan a lugares difíciles innecesarios en la vida o a no seguir con un camino que parece ser lo que no es en realidad.

Este principio universal lo he notado en esta parte de mi  vida adulta como no lo había notado en ningún otro tiempo. Este principio lo he notado tanto en mí como en personas cercanas como lo es mi grupo de amigos. Como es natural,  tanto  en un grupo de amigos  como en una sociedad, distintas personas siguen distintos caminos o muchas veces mismos caminos con diferentes rutas que convergen y se separan. En mi grupo de amigos, por alguna u otra razón,  muchos tomaron el camino de la fortuna rápida lo que a algunos comienza a costarles muy caro.

La fortuna rápida, aunque muchas veces es ilegal hay veces que no lo es, sin embargo sus consecuencias en la vida en sociedad y familia son por lo general muy fuertes aunque al principio no parezca, por el principio refiriéndome a algunos años de tremendo éxito. Estas consecuencias adversas, llegan y se dan debido a que en el mundo hay pocas cosas que son tan dañinas como los cambios bruscos, es por esta razón que cuando uno desciende a las profundidades del agua, jamás se debe de subir a la superficie de manera brusca o los pulmones y los tímpanos se reventaran.

Lo mismo sucede cuando un individuo de la noche a la mañana se vuelve multimillonario – algo que por lo general  solo sucede cuando se hacen cosas ilícitas – ya que este acenso les lleva a tomar un rumbo de vida descabellado que eventualmente termina por arruinarles la vida. Esto sucede debido a que el ser humano ha probado que no puede manejar altos grados de poder sin enamorarse de él y poner toda la atención en él y aquello que nos lo trae, en este caso es el dinero ya que el dinero trae consigo poder.

Este fue el caso de un amigo mío que no tenía mucho y de pronto, debido a dos que tres negocios obscuros, comenzó a tener enormes cantidades de dinero. En este proceso se casó e intento formar una familia teniendo un niño chiquito. Sin embargo, su sed lo llevo a otros lugares, lo que le hacía estar ausente de su familia no menos de tres veces por semana. En estas veladas se la vivía con amigos y prostitutas además de con aquellas mujeres quienes van siempre de tras del dinero.

Hoy en día, seis años después, esta pobre y divorciado.

Por mi parte, yo me dedique a formar una empresa de varillas de acero y fui pobre algunos años que parecían eternos, sin embargo en estos momentos mi economía ha tomado un giro drástico.

El tiempo no perdona

Si hay un verdugo que tiene la última palabra y nos hace pagar todas y cada una de nuestras decisiones es el tiempo. No perdona y puede llegar a ser muy cruel. Pero es sabio y sabe lo que hace, aunque la mayoría de las ocasiones desconocemos el porqué de sus decisiones. Otras veces lo maldecimos, pero no tenemos otra opción que aceptar su elección.

Como doctor en un laboratorio médico de referencia he conocido una gran cantidad de pacientes, con muchos de ellos he podido platicar y se han abierto para contarme un poco de sus vidas. Algunos lamentan no haber tenido una mejor alimentación o dejado de fumar, pues creían que era muy difícil que a ellos les pasara algo, pero con el tiempo adquirieron cáncer o diabetes, producto de sus acciones a lo largo de los años. Pero hay otras que cuestionan a Dios y al destino sobre su enfermedad, pues han llevado una vida saludable y constantemente se están checando con el médico, pero de un día para otro desarrollan una enfermedad que los lleva al borde de la muerte. Aquí es cuándo nos preguntamos: ¿Por qué? Si todo lo hizo bien, por qué le dio esa enfermedad. Así de complicado es el cuerpo del ser humano.

Pero no sólo en salud somos testigos de lo que es capaz de hacernos el tiempo. En el amor es muy común utilizarlo como escudo, decir que el tiempo lo cura todo, pero otras veces le gusta jugar con tus sentimientos y cuando menos te lo esperes, cuando por fin hayas superado a ese hombre o mujer, el tiempo y la distancia serán cómplices para un reencuentro que te removerá las entrañas, te hará dudar de tu actual situación romántica y podría renacer en ti una pequeña esperanza de recuperarlo o recuperarla. Pero si en lugar de pensar que es una mala jugada del destino, imaginamos que es una prueba para conocer la verdad. Para que admitamos si en verdad ya los superamos o aún tenemos sentimientos por ellos. Es la forma en la que el tiempo nos da a conocer lo que hay en nuestra mente.

¿Por qué digo que el tiempo es verdugo? Porque conforme avanzan las horas, los días, los meses y los años vamos dirigiéndonos todos al mismo lugar, a la muerte. Desconozco qué hay después del fin de nuestra existencia, por eso lo veo como algo malo, todo dependerá de cómo hayamos obrado en este mundo. Reitero, nuestras acciones y decisiones son vitales para sentirnos plenos o insatisfechos cuando llegue nuestra hora de partir. El tiempo ya pasó y juzgará cada una de nuestras acciones y en el lecho de muerte sabremos si logramos lo que queríamos o simplemente dejamos pasar cada una de nuestras oportunidades.

No sabemos cuándo nos tocará pagar las deudas, así que vive al máximo, lucha por tus sueños y haz que cada día cuente, porque llegará el momento en el que ya no hay marcha atrás y lo que no hiciste se quedará como una deuda en este plano terrenal.

Fiestas en la universidad

Llevo dos años en la universidad, estudio ingeniería química y en este articulo quiero hablar justo de algunas fiestas a las que eh asistido durante mi estancia en la facultad.

Para empezar, me costó muchísimo trabajo entrar a la universidad, ya que me hicieron examen de admisión y a mi parecer no estuvo nada sencillo, me dieron chance de hacerlo dos veces y en la primera vuelta no llegue al numero de aciertos que me pedían, así que mis padres y yo vimos conveniente el que yo tomara un curso para que me dieran relativamente todas las materias con sus respectivos temas para así poder pasar el examen y así sucedió, me quede en la segunda vuelta, creo que ha sido una de las mejores cosas que me ha pasado en mi vida, se siente una satisfacción impresionante el ser aceptada.

Recuerdo muy bien esa madrugada cuando salieron los resultados y vi que fui aceptada, en ese momento pensé en todas las cosas increíbles que viviría en la universidad, hice incluso una lista de todo lo que quería hacer mis objetivos y todo ese rollo, al igual recuerdo que varios amigos me llamaron por teléfono para preguntarme si había sido aceptada, la mayoría de mis amigos también fueron aceptados, dos de ellos en medicina, dos en otras ingenierías, uno en relaciones internacionales, otro en mercadotecnia y el último no paso el examen por tanto tuvo que esperarse un año ara poder meterse al concurso y pelear por un lugar en la facultad de su preferencia;

Como la mayoría nos quedamos n la universidad, decidimos hacer una reunión y festejar al máximo, esa fue sin duda mi primera fiesta y la cuento como parte de la universidad, realmente la disfruté porque la vi como un premio.

Cuando entre a mi primera clase, me hicieron la típica novatada, debo decir que estuvo fea, me pusieron a hacer una ecuación larguísima, la mas larga que eh visto en toda mi vida, y obviamente no pude resolverla, ni siquiera se podía resolver, pero me sentí medio tonta por no haberla podido “resolver”, conocí a varias personas algunas de ellas son mis amiguísimos del alma con los que salgo de fiesta.

La primera fiesta con ellos fue muy masiva, la hizo una compañera en su casa, invito a muchas personas de la facultad e incluso de otras facultades, nos dijo que podíamos llevar traje de baño ya que su casa tiene alberca, cada persona llevaba su propio alcohol y ella puso algunas botellas, ese día termine muy ebria mi papa tuvo que ir por mi en la madrugada, me dieron la regañaba de mi vida. Pero la disfrute bastante

Otra de las fiestas masivas que eh ido fue en casa de mi mejor amigo y tuve problemas con el después de la fiesta ya que tire una cerveza sobre su computadora Dell y obviamente tuve que pagarle un parte, aun sigue siendo mi mejor amigo, supimos como solucionarlo.

En general eh ido a bastantes fiestas y reuniones, me divierto mucho cada que voy a una, obviamente asisto cuando puedo, porque primero es la escuela antes que las fiestas pero cuando puedo, suelo divertirme al máximo, procuro ser responsable y no beber tanto alcohol. Amo la universidad

Navegando sin rumbo

No sé si sea una crisis de la edad o simplemente me perdí, pero cuando tenía claro el rumbo de mi embarcación, de un día para otro decidí detenerme, ya no reconocía la ruta, no sabía si ir por la derecha o por la izquierda, sólo tenía claro que no iba a regresar, jamás poner marcha de regreso, siempre mirando hacia el frente. Pero en esta vida tan llena de decisiones, era mi turno de elegir, ambos lados me llevarían a distintos lugares desconocidos. ¿Pero hacía dónde debía girar el timón? Esa era la pregunta que me había paralizado, la embarcación sólo flotaba hacia el frente, dejándose llevar por la marea.

Desde que inicié esta travesía tenía en claro que giraría hacia la derecha, pero después me contaron cosas que podría encontrar del lado izquierdo y me entusiasmó la idea de probar algo nuevo. Así que giré, pero tampoco quería olvidarme del lado contrario, mi primera idea y por la que comencé a navegar, por lo que decidí buscar algún punto en el que ambos se conectaran, pero con el pasar de los días no encontraba esa unión. Los tripulantes de la nave me recordaron lo mucho que me apasionaba disfrutar de lo que había del lado derecho y mencionaban aspectos negativos del izquierdo, lo que comenzó a hacer merma en mi mente. Después de navegar y navegar me detuve, sin saber hacia dónde ir. Llegué a un punto en el que me di cuenta que debía tomar una decisión, en este momento era imposible llegar a ambos lugares.

Después de pensar bien las cosas descubrí que ambos lugares eran dos islas separadas, las cuales podía visitar por separado pero no podía estar en el mismo lugar al mismo tiempo, así que debía tomar una decisión. Ya había hecho muchos cambios para que mi plan de llegar a la isla izquierda sin perderme lo que había de otro lado funcionara, pero era imposible. Aunque me interese lo que hay de un lado, decidí solamente enfocarme en el lugar por el que había iniciado la travesía, ya que si me perdía y no encontraba el rumbo de nueva cuenta, podría quedarme sin conocer ninguno de los dos lugares. Con mucha duda aún en mi mente y pensando en que quizá sí podría combinar ambas, giré el timón hacia la derecha y retomé el rumbo, ahora sólo espero que haya sido la decisión correcto, de lo contrario tendré que aprender a vivir con las consecuencias de mis decisiones.

No, no soy un marinero, soy un simple empleado de una compañía que vende algunos productos de uso rudo como plotter de corte, lijadoras, sierras, entre muchos otros. Tengo ganas de crecer el mundo que estoy y terminar algunos proyectos que tengo en mente, pero no he hecho ni uno ni otro y en mi cabeza apareció la idea de cambiar de rama, pero ese lado izquierdo era arriesgar mi futuro. Espero que esta analogía te funcione como brújula o para que sepas que no eres el único que pasa problemas existenciales.